La tercera virgen, de Fred Vargas

Resultado de imagen de la tercera virgen amazon
Es curioso. De Fred Vargas me gusta lo mismo que detesto. La verosimilitud para ella es un recurso accesorio, se la salta a la torera, plantea los hechos como le parece, con total libertad, buscando –o eso parece– el asombro del lector antes que la coherencia narrativa. Los efectos que produce esta forma de narrar pueden sumergirnos en una mundo encantador, casi onírico  –a pesar de la crudeza ambiental– pero con esta autora pasa que a veces nos vemos envueltos en una retahíla de disparates sin pies ni cabeza y sentimos que nos está tomando el pelo. En La tercera virgen no hay más coherencia ni menos desatinos que en otras novelas suyas, pero la lectura merece la pena porque equilibra los elementos en juego con tanta habilidad, ata tan bien los cabos sueltos, abandona pistas aparentemente viables para abordar rutas tan distintas que nos sorprende constantemente sin que decaiga ese ambiente verdaderamente mágico que solo la fantasía es capaz de poner en marcha.
En este caso, es el misterio, la superstición, la supuesta brujería lo que aporta tensión al argumento a cargo de la combinación “mito judeocristiano de la virginidad” con “trastorno múltiple de la personalidad”. Una tensión que no conviene mantener constante; para rebajarla cuenta con la personalidad de los investigadores (a cual más curiosa) y con las relaciones que se establecen entre ellos –incluyendo la mantenida con un gato que, si bien no investiga, es capaz de mantenernos en vilo a lo largo de más de una escena, alguna no demasiado verosímil pero ciertamente memorable–, relaciones distendidas o que se tensan y se destensan constantemente añadiendo tensión dramática al conjunto.
Este clima de compañerismo resulta convincente porque aquí se trabaja en equipo al contrario que en la mayoría de tramas detectivescas. Por lo general, el peso de la investigación queda a cargo de un único individuo, que no siempre es el que ostenta la máxima jerarquía pero cuya mente privilegiada consigue dar con la solución dejando a sus compañeros –o a la policía si se trata de un detective privado– como unos completos ineptos. Aún así no podía faltar la estrella del reparto y ese es el inspector Adamsberg, de la Brigada Criminal, que pelea como un jabato para que la Brigada de Estupefacientes no se haga cargo de un caso que considera suyo y que finalmente consigue practicando tejemanejes confesables a medias. A Adamsberg, su carácter voluble, conducta errática y soberbias intuiciones, ya lo conocíamos de otras novelas de Vargas, así como a muchos de los compañeros que le acompañan en La tercera virgen. Ellos y sus rasgos sobresalientes: la infinita erudición de Danglard, los altibajos amorosos con Camille, la opulencia y fino olfato de Violette etc.
Esta vez parece que han matado a una virgen. ¿Qué cómo pueden saberlo (lo de virgen digo)? Ni idea, es un fuego de artificio más de los muchos que Vargas se saca de la manga y que aquí multiplica por dos quizá con la intención de normalizarlo. Sí, dos vírgenes asesinadas y una investigación basada en una serie de pistas esotéricas, poco o nada convincentes pero la mar de divertidas. Tras toda una colección de hipótesis a cual más inverosímil, se llega a la conclusión de que una tercera virgen está a punto de ser asesinada. Pero los palos de ciego y los callejones sin salida nos despistan e intrigan de tal forma que nos convertimos en alegres cómplices de la investigación, por muy demencial que nos parezca, si a cambio obtenemos la cabeza del culpable.
Sería injusto decir que Vargas cierra mal el argumento. Finalmente, lo psicológico cobra protagonismo y la explicación final no es tan disparatada como nos temíamos. Al contrario, eleva y aporta dignidad al conjunto dejándonos con la impresión de que, en el fondo, la escritora sabe lo que es la vida, conoce bien a la gente, y las incongruencias sembradas en nuestro camino lector no son más que un juego, una broma muy suya que alerta de lo absurdo e incomprensible que es el mundo en que nos ha tocado vivir.


DANS LES BOIS ÉTERNELS – PUBLICACIÓN: 2006 – (EN ESPAÑA: 2008) – VARIAS EDICIONES – TRADUCCIÓN: ANNE-HÉLÈNE SUÁREZ GIRARD – PÁGINAS: 480 (aprox.)

Comentarios

  1. Muy buena crítica, una reseña estupenfa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albada, muchas gracias, me alegra que te guste.
      Por cierto, ya no puedo entrar en tu blog, no sé si está fuera de circulación o el enlace de google + está roto. Espero que leas esto y puedas orientarme. Un saludo

      Eliminar
  2. Pues este es de los poquitos que me faltan de Fred, de quien estoy procurando leer todo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, si me ha gustado a mi que no soy incondicional suya, creo que a ti te va a encantar.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Explícate: